Cuando dañas el Patrimonio nos dañas a todos